Manifiestos (4)

15
Mar

Matricúlame en la Pública

Manolo Lay, coordinador provincial de IU Sevilla.

En este año 2107, un año más miles de familias decidirán en qué centro matriculan a sus hijos e hijas. La red de centros públicos está presente en todos los lugares de nuestra región dando una respuesta educativa de calidad y en condiciones de equidad independientemente del lugar en el que las familias residen.

Los centros educativos públicos, sus infraestructuras y ubicación no responden a la lógica mercantilista de la oferta y la demanda, responden a las finalidades de un Sistema Público de Enseñanza que pretende que todo el alumnado de nuestra Comunidad tenga acceso en condiciones de equidad a una enseñanza de calidad. En este sentido, todos los centros escolares públicos han de responder a los mejores estándares de calidad.

Por eso, reivindicamos la matriculación en la educación pública como un acto consciente de puesta en valor de este derecho y servicio público fundamental y necesario. Estar en la enseñanza pública es la manera más elemental, sencilla y sincera de defenderla.

Frente a un gobierno empeñado en el desmantelamiento de la enseñanza pública y la promoción del sector privado, queremos reivindicar la educación pública como la única capaz de garantizar la gratuidad, la cohesión social, la compensación de la desigualdad social, el éxito escolar de todos y todas sin segregaciones y exclusiones y el laicismo educativo.

Paralelamente es necesario poner en valor la calidad de la red de centros públicos, en la que (pese a las políticas de recortes de los últimos años de los gobiernos del PP y del PSOE) las plantillas docentes, la preparación de estos profesionales y los recursos materiales y las infraestructuras están al servicio de una educación integral y para la vida de los niños y niñas, no para el mercado y desde un enfoque de negocio y obtención de beneficios, como es tan frecuente en los centros privados financiados públicamente.

Por eso, la escuela pública es la escuela de todos y de todas y accesible para todos y para todas porque garantiza el derecho a la educación sin buscar negocio, no excluye ni segrega porque una de sus principales finalidades es generar cohesión social. Es integral, equitativa y solidaria porque educa integralmente no solo buscando resultados académicos, porque garantiza la igualdad de oportunidades y compensa desigualdades de partida; y porque busca el éxito escolar y social de todos y de todas.

La escuela pública es innovadora y global porque cuenta con profesionales con compromiso y en continua preparación, porque no pretende que un centro sea el mejor, sino que todos sean los mejores. Es democrática, laica e inclusiva porque las familias participan y deciden, no son “clientes”, porque educa en libertad y no impone dogmas y creencias particulares, porque considera la diversidad como una oportunidad y una riqueza.

Además, todos los estudios e investigaciones señalan que el coste por alumno y curso en la privada y privada-concertada es similar al de la pública, pero supone un desembolso muy superior al promedio del gasto en la pública en conceptos como material y libros escolares, transporte, salidas, actividades que se recarga en las familias que a ellos acuden; es decir, un auténtico repago educativo.

Hay muchas razones para matricular a tu hijo y tu hija en la pública, pero destaco diez esenciales:

1.Es de tod@s: Garantiza el derecho gratuito a la educación, no busca el negocio
2.Es para tod@s: Genera cohesión social y no excluye ni segrega a nadie
3.Es integral: Educa integralmente y no solo busca resultados académicos
4.Es equitativa: Garantiza igualdad de oportunidades y compensa desigualdades sociales
5.Es solidaria: Busca la mejora y el éxito escolar y social de todos y todas
6.Es innovadora: Cuenta con profesionales con compromiso y preparación
7.Es democrática: Las familias participan y deciden, no son “clientes”
8.Es laica y coeducadora: Educa en libertad y no impone dogmas y creencias particulares
9.Es inclusiva: considera la diversidad como una oportunidad y una riqueza
10.Es colaborativa: No pretende que un centro sea el mejor, sino que todos sean los mejores

La educación no solo es un derecho humano fundamental sino también un pilar básico de las sociedades, porque favorece la emancipación y la cooperación de los pueblos, y contribuye a formar una ciudadanía más libre, crítica y con menos desigualdades.

Hemos venido defendiendo siempre una educación pública universal, que sea gratuita, laica, equitativa, solidaria, coeducativa, personalizada, participativa, ecológica, integral, intercultural, inclusiva y democrática. Defendemos una educación pública por ser la única que garantiza la igualdad de derechos y posibilidades para todos y todas; que promueve la participación democrática de los distintos sectores implicados en el proceso educativo, incluido el propio alumnado, también en su propio proceso de enseñanza-aprendizaje; que respeta la libertad de conciencia y de creencias; que atiende a la diversidad del alumnado y se compromete con el interés común y el servicio público, al margen de intereses particulares ligados al adoctrinamiento ideológico o al negocio económico.

La escuela pública debe ser un lugar de encuentro entre las personas que coexisten en una sociedad cada vez más plural y multicultural, como una premisa necesaria del auténtico desarrollo de una educación para la paz, en igualdad de géneros y respetuosa con la diversidad afectivo-sexual.

Por eso, hoy más que nunca, es necesaria una Educación Pública gratuita que, desde la primera infancia hasta la universidad, luche contra la lógica del mercado. Una educación que reafirme la prioridad absoluta de los seres humanos sobre la rentabilidad económica. Una Educación Pública que integre los distintos ámbitos del saber. Que ayude a nuestros jóvenes a desarrollar el espíritu crítico y aprovechar los logros científicos, sociales y políticos más brillantes de las pasadas generaciones.

Una Educación Pública que, desde la primera infancia hasta la universidad, promueva valores de paz, solidaridad y cooperación armoniosa entre los países y las personas. Una educación que tiene como objetivo el desarrollo de la libertad de pensamiento, la creatividad, la emancipación individual y la autorrealización. Una Educación Pública que ofrezca a toda la ciudadanía saberes fundamentales, así como la oportunidad de familiarizarse con las formas más elaboradas de un conocimiento cambiante que les ayude a desarrollarse como personas y construir un mundo más justo y mejor.

Matricula a tus hijos e hijas en la pública y defiende un derecho esencial para el futuro de las generaciones: la educación pública y de calidad.

07
Mar

8 de Marzo: Sin Igualdad No Hay Democracia

MANIFESTACIÓN EN SEVILLA: 8 DE MARZO A LAS 20,00 H. EN PLAZA NUEVA.
 
8M
 
España se encuentra en una situación en la que lo que más destaca es el fomento de liderazgos individuales masculinos, basados en estereotipos androcéntricos, alejados de la realidad social y a años luz de las reivindicaciones feministas aún pendientes.
 
Lo prioritario de las agendas políticas son los titulares más resonantes y los ‘postureos’ más sobresalientes. Mientras, las mujeres seguimos perdiendo igualdad y derechos, y las brechas de la desigualdad se van agrandando.
 
Ni la socialdemocracia ni, por supuesto, la derecha, han satisfecho nunca las reivindicaciones de igualdad real entre mujeres y hombres; por eso las mujeres solo podemos confiar en nosotras mismas y en las fuerzas políticas realmente transformadoras.
 
Las mujeres no queremos propuestas que, a modo de paliativos, callen las malas conciencias y generen apariencias de cambio, cuando en la práctica no resuelven los grandes retos feministas planteados. 
 
Nuestros objetivos se consiguen de una única manera: impregnando la política de un profundo contenido feminista.
 
Es necesario, hoy más que nunca, revolucionar la política desde lo más profundo hasta en sus formas. Todas las reivindicaciones democráticas e igualitarias que aún están por conseguir requieren situar al feminismo como pilar fundamental de decisión. No nos fiamos de las buenas intenciones, ya llevamos demasiado tiempo esperando.
 
Están pendientes aún nuestro derecho al trabajo digno con salarios iguales; el derecho a decidir libremente sobre nuestra maternidad y nuestras vidas; las políticas efectivas contra violencia machista; el respeto de las opciones e identidades sexuales; la apuesta efectiva por la abolición de la prostitución; la implantación real de una educación igualitaria en todos los niveles…
 
Necesitamos una cultura, una sociedad, en la que las mujeres seamos visibles, sujetos de plenos derecho, no objetos hipersexualizados o mercancantilizados. Necesitamos conseguir un género humano sin  discriminaciones por razón de sexo.
 
Por eso hace falta que haya instituciones que defiendan nuestros derechos, que haya presupuestos destinados a erradicar la desigualdad y gobiernos en los que, efectivamente, nos sintamos representadas.
24
Feb

28 de Febrero de 2016: Llamamiento a la movilización del pueblo trabajador andaluz

El 28 de febrero conmemoramos la singularidad histórica que supuso acceder a las máximas cotas de autonomía de Andalucía desde la movilización social y la ruptura democrática. La llamada Transición española tuvo en Andalucía uno de sus episodios más democráticos: el pueblo trabajador andaluz se movilizó en las calles y en las plazas para romper el guión acordado en los despachos para nuestra tierra. 
 
28f 
 
Andalucía y su pueblo sufrieron durante la dictadura franquista las consecuencias sociales de la dependencia y el atraso económicos, con una estructura productiva que sometía al pueblo trabajador a la miseria y el desempleo. 
 
Treinta y seis años después podemos afirmar que el impulso autonomista dado por el movimiento obrero y vecinal, uniendo la lucha por la justicia social y las libertades democráticas a la demanda autonomista, ha sido traicionado por el bipartidismo.
 
En el actual momento histórico, en el que se habla de una segunda transición en España, el pueblo trabajador andaluz sigue sufriendo las consecuencias de un modelo productivo dependiente. 
 
  • Treinta y seis años después, 6 de cada 10 jóvenes andaluces aspirantes a tener un empleo no pueden tenerlo.
  • Treinta y seis años después 1 de cada 3 mujeres andaluzas están en el paro.
  • Treinta y seis años después, el porcentaje de parados de larga duración es casi del 50%, cuando en Andalucía, al comienzo de la crisis (2008), este porcentaje era del 14%.
  • Treinta y seis años después la mitad de la población infantil se encuentra en riesgo de pobreza, según la Asociación Pro Derechos Humanos.
  • Treinta y seis años después, se producen 5000 desahucios cada año en Andalucía.
  • Treinta y seis años después, una mujer andaluza tiene que trabajar 80 días más que el hombre para ganar el mismo salario por el mismo trabajo.
 
En el reino de España, puesto en cuestión el modelo territorial emanado de la transición desde apuestas confederalistas o independentistas, Andalucía no juega hoy, por desgracia, el papel activo que entonces ayudó a construir un modelo de Estado basado en la igualdad y garantía de los derechos sociales. 
 
El peronismo rociero que guía a la presidenta Susana Díaz en su acción política sólo está contribuyendo a consolidar estereotipos culturales de pandereta, perpetuando una identidad basada más en el ataque a otros pueblos que conforman el estado español que en la demanda de justicia social y autonomía frente a los poderes oligárquicos, financieros, industriales y especulativos.
 
Desde IU hacemos un llamamiento a la movilización del pueblo trabajador andaluz en este momento histórico. Nos queremos dirigir modestamente al pueblo trabajador andaluz para que, independientemente de su filiación o simpatía partidistas, convierta un día de fiesta en una jornada de movilización en defensa de la justicia social y del protagonismo que Andalucía debe tener en la construcción de un nuevo país. No creemos que el peronismo rociero de la señora Díaz sea la respuesta más adecuada ante las agresiones que Andalucía ha sufrido por parte del gobierno de la derecha de Rajoy y especialmente del ministro de Hacienda, el señor Montoro. 
 
Hacemos un llamamiento a las familias trabajadoras que ven como sus hijos e hijas tienen que salir de su tierra, como hicieron sus padres y madres, para buscar su sustento. 
Hacemos un llamamiento a las gentes del campo, que ven como desde Bruselas, y al servicio de los grandes poderes económicos se toman decisiones que condenan a nuestra agricultura y nuestra ganadería. 
 
Hacemos un llamamiento a las mujeres trabajadoras de Andalucía, para que no se resignen a ser encerradas en sus hogares por la derecha neoliberal y nacional-católica.
 
Hacemos un llamamiento a la juventud trabajadora, que ve como cada día la educación y la formación universitarias se convierten en un campo vedado a las clases populares.
 
Hacemos un llamamiento a los obreros y a las obreras, a los sufridores del desmantelamiento industrial de Andalucía, a los que han sido despedidos o prejubilados para que sus puestos los ocupen jóvenes que sufren la precariedad y cuyos salarios no garantizan ni el pan ni el techo para sus familias.
 
Hacemos un llamamiento al movimiento vecinal para que salga a la calle a demandar la democracia local que el PP ha destruido con sus reformas. Una democracia local sin la que es imposible entender Andalucía.
 
Hacemos un llamamiento al movimiento de consumidores y consumidoras, para que el 28 de Febrero se convierta en una denuncia del TTIP (tratado libre comercio UE-USA) y de las consecuencias que para nuestros derechos como consumidores y productores andaluces puede tener.
Hacemos un llamamiento al pueblo andaluz, que cree en la paz y la fraternidad entre los pueblos del mundo, para que denunciemos las guerras que asolan el mediterraneo, para que mostremos nuestro rechazo a la presencia de bases militares en nuestra tierra, que solo portan dolor y sufrimiento a otros pueblos hermanos.
 
En definitiva, desde IU queremos que el protagonismo de la movilización del próximo 28F corresponda al pueblo trabajador andaluz, a las víctimas de la crisis, a los hombres y mujeres que sufren cada día para lograr sus sustento y el de sus familias. Para que nos rebelemos y consigamos, desde la movilización, que el pueblo andaluz vuelva a jugar el papel que le corresponde en estos momentos de la historia de nuestro país.
 
29
Abr

1º de Mayo: Unidad Popular contra el paro y la precariedad

El próximo domingo, 1 de mayo, celebramos el Día Internacional  de los Trabajadores y Trabajadoras. En Sevilla, la manifestación convocada por los sindicatos de clase partirá de la Puerta Jerez a las 12,00 h. Como cada año, militantes y simpatizantes de IU Sevilla nos convocaremos allí. La dirección de IULV-CA Sevilla llevará su propia pancarta, con el lema “1º DE MAYO: UNIDAD POPULAR. CONTRA EL PARO Y LA PRECARIEDAD”.

Os animamos a participar masivamente en la manifestación y a acudir con nosotr@s tras nuestra pancarta provincial. 

 
En este Primero de Mayo nos enfrentamos al intento de la derecha política y social de consolidar una política regresiva que, con la excusa de la crisis, pretende lograr la eliminación permanente de muchos de nuestros derechos y conquistas sociales, de forma que se acentúe aún más la explotación, y a la amenaza de un nuevo empeoramiento de la situación económica, que empeore las condiciones de vida de las trabajadoras y los trabajadores.
 
En el mundo, la crisis golpea también a quienes trabajan y la guerra genera cientos de miles de refugiados y refugiadas que encuentran el rechazo de los gobiernos europeos. Hay que retirar el Acuerdo entre la UE y Turquía al respecto, contrario a los derechos fundamentales de las personas.
 
En España crece la desigualdad, cuyo origen está en el incremento de la explotación. Defendemos las reivindicaciones de las luchas obreras, que vuelven a crecer, y que se centran en recuperar el empleo digno y estable, los derechos laborales y sociales, y revertir la política de recortes en la educación, la sanidad, las pensiones, la ayuda a la dependencia y la protección a las personas en desempleo y las políticas e igualdad de género. Hoy más que nunca, es preciso recuperar un sector público capaz de utilizar su política y sus recursos en favor de una salida de la crisis que favorezca a la mayoría.
 
Consideramos necesarias políticas concretas de creación de empleo digno y con derechos, el aumento de los salarios, muy especialmente el salario mínimo, y de las pensiones. Es preciso aumentar la inversión pública y comenzar a trabajar por medidas eficaces para el cambio de modelo productivo, porque el actual es la causa de que la crisis sea mucho más grave y profunda en España que en otros países de nuestro entorno.
 
En este marco exigimos una reforma fiscal con criterios de justicia, que parta del principio de suficiencia de recursos y progresividad. Una política que se plantee medidas serias para luchar contra el fraude fiscal, la elusión fiscal y la economía sumergida. Una política que estaría en condiciones de avanzar en la solución del déficit y capaz de financiar las políticas de empleo y desarrollo sostenible.
 
Izquierda Unida lucha para que la creación de empleo digno sea el eje fundamental de la política económica. Con ese objetivo propone un paquete de medidas coherentes, con costes evaluados y posibles. Hay que poner en pié un nuevo sistema de relaciones laborales en nuestro país, que parta  de la derogación de las reformas laborales, el fortalecimiento de la negociación colectiva y la recuperación de los avances del Derecho del Trabajo en el reequilibrio de la fuerza de las partes en la empresa. La garantía del derecho de Huelga es imprescindible. Reclamamos que se derogue el artículo 315.3 del Código Penal, que criminaliza el derecho de huelga y la retirada de la Ley de Seguridad Ciudadana (conocida como Ley Mordaza) que persigue la protesta social.
 
Exigimos la igualdad real entre hombres y mujeres en el mundo laboral y en la sociedad. Porque la discriminación en el trabajo y en los salarios, consolidada a lo largo de décadas, genera dependencia y subalterinidad social. Por otro lado, la situación de las mujeres en el mercado laboral y su expresión en el estatus económico y social, seguirá lastrada por el desigual reparto de las cargas familiares, acrecentada por los enormes recortes que han sufrido, con la excusa de la crisis, servicios públicos tan importantes para aliviar la carga de cuidados como la educación infantil de 0-3 años y la Ley de Dependencia.
 
En este 1 de Mayo hay que denunciar también la influencia que, para las condiciones de vida de los las trabajadoras y los trabajadores españoles y europeos, tendrá la firma del Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos (TTIP), por el que se reducen sus derechos y las posibilidades comerciales de las pequeñas empresas y autónomos en favor de las grandes corporaciones.
 
Izquierda Unida llama a los trabajadores y las trabajadoras a participar en todas las movilizaciones convocadas en este 1 de Mayo por los sindicatos de clase.
 
Llamamos, así mismo, a incrementar la solidaridad internacional con quienes están sufriendo las consecuencias de las guerras potenciadas por el terrorismo y los intereses del capital internacional.
 
¡Vivan las luchas de las trabajadoras y  los trabajadores!
¡Viva el 1 de Mayo!

CALENDARIO / AGENDA

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
9
10
12
13
15
16
24
29

SÍGUENOS

twitter    facebook    flickr

CONSEJO PROVINCIAL

c/. Donantes de Sangre s/n

41020 - Sevilla

Tel: 954 50 26 30

Fax: 954 22 71 21

Horario: 9:00 a.m. - 15:00 p.m.